Quiénes Somos

El amor es más fuerte que la muerte.

Todos los que armamos este sitio, tenemos una misma inquietud: mantener viva en nuestra memoria, nuestro corazón y nuestra vida, a Cecilia Izurieta. Por eso estamos acá. Contando la historia de nuestra Ceci. Porque esa partecita de Ceci que cada uno tiene adentro del alma, necesita ser compartida… tiene que ser de todos… como era Ceci! “Ceci es de todos”, dice Marta su mamá. Cada uno tiene una parte de Ceci. Una parte de Ceci que es única y que a la vez es de todos.

Y entonces este sitio, hecho en su memoria, quiere re-contar su historia. SiempreCeci sueña con volver a decir la historia, y decirla entre todos, pero solo a la manera de Ceci: con la verdad, con coraje, con frescura y con sencillez.

Quienes hacemos SiempreCeci, somos unos cuantos mosqueteros amigos de Ceci, soñadores en compulsa por un mundo cotidiano más feliz (lo aprendimos junto con Ceci: que la vida es Hoy, y que vale la pena el Darse sin retaceos, jugarse por lo que se cree justo, vivir aferrado a los valores, intentar cada vez la coherencia entre el pensar y el hacer)

Soñadores y mosqueteros, porque Hacemos para concretar los sueños. Soñadores y mosqueteros, porque todos para uno y uno para todos, después de sufrir al lado de ella, pedirle a Dios que la sane, y después pedirle que nos la devuelva, llorar su ausencia y desear un día volver a tenerla cerca… ¡Soñadores y mosqueteros que estando en el ojo de la tormenta, pusimos nuestra vida en acción, y logramos un poco cada día convertir ese dolor: agregar la sonrisa que sana de a poco, pero profundamente, al corazón!

Por todas esas razones armamos este sitio. Porque queremos que vivas entre nosotros, porque tu luz no se apagó nunca, porque no queremos que te quedes solo en nosotros, sino que tu vida la conozcan todos… Porque somos tercos como vos y queremos llegar hasta el fondo con esto… Porque queremos parecernos un poquitito a vos. Porque imaginamos que tu carcajada eterna nos acompaña en esta aventura. Porque te extrañamos y porque sobre todo y antes que todo, ¡Te amamos Ceci! Y en esta manera de honrarte, pensamos que tal vez un poco hicimos carne tu pedido, y finalmente si… estamos aprendiendo a amarte en otra presencia.

 

Comments Closed